Día de las niñeces

Nacionales 15 de agosto de 2021
La pandemia modificó gran parte de la vida cotidiana del planeta, afectando de forma particular a niñas, niños y adolescentes. Esta penosa coyuntura agravó problemas estructurales de larga data y profundizó las desigualdades sociales.
Día de las niñeces

Hoy festejamos el día de las niñeces. La pandemia modificó gran parte de la vida cotidiana del planeta, afectando de forma particular a niñas, niños y adolescentes. Esta penosa coyuntura agravó problemas estructurales de larga data y profundizó las desigualdades sociales.

En ese marco, el desafío en esta primera instancia como Defensora fue velar, en una doble vía propositiva y de control, para que en estas circunstancias no se retrocediera en la garantía de derechos de las niñas, niños y adolescentes.

Desde marzo de 2020 trabajamos en temas urgentes tales como la seguridad alimentaria, la continuidad educativa (sobre todo entre chicas y chicos de 14 y 15 años) en el marco de la protección de la salud, la suficiencia de los ingresos familiares y la cobertura, financiación y calidad de los espacios de educación y cuidado de la primera infancia.

No cabe duda que la pandemia agravó situaciones extremas, y también es cierto que algunas políticas que se tomaron en cierta medida desaceleraron la caída de los y las más chicas en la pobreza extrema (ampliación en la cobertura de la AUH- política que garantiza el derecho a la seguridad social-, la ampliación de la tarjeta alimentar, etc).

El derecho a la salud (calendario de vacunación obligatoria, vacunación contra el Covid-19, la prevención, el acceso a medicamentos para niñas y niños afectados por graves patologías, etc.), el derecho a una vivienda digna en un entorno saludable, la garantía de una vida libre de violencia y de explotación infantil, entre otros temas forman parte de la agenda de La Defe.

El día de las niñeces es buen momento para sensibilizar y promover que el principio de la Convención sobre los Derechos del Niño a la vida, la supervivencia y el desarrollo, no puede interpretarse sólo como la posibilidad de sobrevivir, sino de gozar de una vida digna para la niñez y sus familias, allí donde viven, en todo el territorio nacional.

El mejor regalo que el mundo adulto, ocupe el lugar que ocupe en la vida de cada nena y nene, de cada chica y chico, debe ser brindar es un espacio donde su palabra sea genuinamente escuchada, valorada y respetada, basado en vínculos amorosos que las y los proteja.

En este día, exhortamos a los estados en todos sus niveles, y a la sociedad toda a reflexionar seriamente sobre las causas que determinan que las infancias y adolescencias constituyan el sector más pobre de la población argentina (53,1% en segundo semestre de 2019 y 58% en el segundo semestre de 2020).

Es cierto que hay explicaciones demográficas, así como la caída del empleo entre las y los adultos que están al cuidado de niñas, niños y adolescentes, agravados por la pandemia. Sin embargo, es claro que estas razones no terminan de dar cuenta a cabalidad de esta situación.

La inversión en políticas públicas que transformen sus condiciones materiales de vida son la deuda interna que tenemos con las niñeces y las adolescencias.

por Marisa Graham, Defensora de Niños, Niñas y Adolescentes de la Nación.

Te puede interesar