Frente de Todos propone regular el suelo en la Isla 132

Locales 23 de agosto de 2021
Con el objetivo de generar nuevos mecanismos de protección urbanos ambientales en la Isla 132 y Paseo de la Costa, el bloque de concejales del Frente de Todos, presentó un proyecto para que se modifique el capítulo III del Anexo I de la Ordenanza 10.100, para resguardar los bienes públicos y el uso educativo ambiental, recreativo, deportivo y social.
Frente Nqn

Con el objetivo de generar nuevos mecanismos de protección urbanos ambientales en la Isla 132 y Paseo de la Costa, el bloque de concejales del Frente de Todos, presentó un proyecto para que se modifique el capítulo III del Anexo I de la Ordenanza 10.100, para resguardar los bienes públicos y el uso educativo ambiental, recreativo, deportivo y social.

“Queremos este espacio siga siendo de todos y no de unos pocos. La finalidad de la propuesta es la protección de las especies autóctonas y silvestres de la flora y fauna, la conservación del paisaje natural y cultural, las bellezas escénicas, y que los vecinos puedan seguir realizando actividades físicas y se preserve el medio ambiente”, sostuvo Marcelo Zuñiga. 

Con esa finalidad, el Frente de Todos, propone sumar la participación democrática de distintos agrupamientos sociales vinculados con el medio ambiente, las organizaciones vecinales, pueblos originarios, la Universidad Nacional del Comahue y la Defensoría del Pueblo. 

Esta propuesta de modificación, surge a raíz de la idea de Cordineu de cambiar el uso del espacio público y permitir la construcción de edificios de departamentos de uso residencial, priorizando los intereses de los grandes desarrolladores inmobiliarios, careciendo de un estudio de impacto ambiental, tanto para la Isla 132 y los barrios circundantes, ante los cientos de automóviles y familias viviendo en manera permanente. 

“En las últimas décadas la ciudad de desprendió de las tierras más valiosas a cambio de casi nada. Un grupo muy pequeño de empresas contratistas se quedaron con la mejor tierra pública. Por ejemplo: CN Sapag; Hormiquen; Arco S.A.;Codam S.A.; Roque Mochola y Sarita Stekli – Diasa y Hormigonera Confluencia-, quien pago 65 dólares el metro cuadrado, cuando en realidad cuesta 1.500 dólares, por una parcela de 3,5 hectáreas, ubicada entre los barrios Ghama y Alta Barda. Ahora se quieren quedar con la Isla 132”, reveló el concejal Zuñiga.

Los espacios verdes afectan de manera positiva en el comportamiento de los habitantes y los parques urbanos motivan y fortalecen las relaciones entre los vecinos, se estrecha los vínculos comunitarios, se fomenta el sentido de pertenencia y se obtiene una mejor calidad de vida. 

Según un estudio de la ONU, los resultados del cambio climático son alarmantes. En este sentido, tanto la provincia como la ciudad de Neuquén no están exentas. Por cuanto es urgente, establecer normativas dirigidas a proteger el paisaje natural, conservar la biodiversidad, para las generaciones presentes y futuras. 

Te puede interesar