Acusado por homicidio continuará detenido en prisión preventiva

Ampliaron en dos meses el plazo previsto para la investigación del homicidio de Damián Antiñir, ocurrido el 27 de junio y extendieron la prisión preventiva de uno de los acusados por el mismo período, es decir, hasta el 3 de marzo. 
Fiscalia Nqn

A partir de un pedido del fiscal del caso Andrés Azar, un juez de garantías amplió en dos meses el plazo previsto para la investigación del homicidio de Damián Antiñir, ocurrido el 27 de junio. Además, también por solicitud del representante del Ministerio Público Fiscal, extendió la prisión preventiva de uno de los acusados, J.J.C, por el mismo período, es decir, hasta el 3 de marzo. 

La situación de J.J.C es la misma que la del otro acusado, M.R. Están imputados por homicidio doblemente agravado por precio o promesa remuneratoria y por el uso de arma de fuego, en carácter de autores (artículos 80 inciso tercero y 41 bis del Código Penal). La prisión preventiva de M.R había sido prorrogada en una audiencia anterior.

En la causa también es investigada una mujer, J.V.A, quien se encuentra imputada por homicidio doblemente agravado por precio o promesa remuneratoria y por el uso de arma de fuego, en carácter de instigadora, y cumple prisión domiciliaria. 

La teoría del caso del Ministerio Público Fiscal es que entre el 1 de junio y el 27 de junio, J.V.A acordó con J.J.C y M.R el pago de una remuneración para terminar con la vida de un hombre, quien al momento de concretarse el homicidio no fue finalmente quien recibió la agresión. El 27 de junio, los dos hombres se trasladaron en una moto y efectuaron al menos 8 disparos contra un grupo de personas entre las que se encontraba Damián Antiñir, que recibió tres impactos de bala y murió en el lugar. 

Para fundamentar el sostenimiento de la prisión preventiva, el fiscal Azar argumentó que persisten los riesgos procesales y que no hay circunstancias que favorezcan la situación del imputado. “El riesgo aquí es el entorpecimiento de la investigación en dos puntos: primero, en relación a la posible influencia en testigos y denunciantes; y segundo, respecto de la destrucción o modificación de pruebas”, explicó. 

Azar detalló que es necesario proteger a testigos que han manifestado temor y que es necesario que presten declaración en el juicio, además de que ni el vehículo ni el arma utilizados para cometer el homicidio fueron hallados. 

La abogada particular que interviene como querellante en representación de la familia de la víctima adhirió al requerimiento de la fiscalía en todos sus términos. La defensa de J.J.C se opuso a la prórroga y solicitó la revisión de la medida cautelar. 

El juez de garantías encargado de la audiencia hizo lugar al planteo de la fiscalía y extendió la prisión preventiva y el plazo de la investigación por el plazo solicitado.

Te puede interesar