La guerra volvió a sentirse en Kiev con un bombardeo a un centro comercial

A partir de un nuevo bombardeo en un centro comercial de la capital ucraniana que dejó al menos un saldo de ocho muertos, el alcalde de la ciudad, Vitali Klitschko, anunció que instaurará un nuevo toque de queda a partir de este lunes por la noche hasta el miércoles por la mañana.
Ucrania

Al menos ocho personas murieron este lunes cuando un centro comercial en el centro de Kiev y las viviendas colindantes quedaron completamente destruidas por un bombardeo ruso, el mayor lanzado contra la capital ucraniana desde el inicio de la invasión ordenada por el presidente Vladimir Putin el 24 de febrero contra la exrepública soviética.

Ya no queda casi nada del nuevo centro comercial "Retroville", situado en el noroeste de la urbe capitalina y bombardeado por las fuerzas rusas esta madrugada.

Un grupo de cadáveres yacían en el suelo con sus pies desnudos sobresaliendo del plástico negro con el que habían sido cubiertos bajo un toldo del que colgaban grandes carteles publicitarios.

Eran todos de hombres con equipamiento militar, dos de ellos semidesnudos, lo que sugería que probablemente estaban durmiendo allí cuando se produjo el bombardeo, narraron periodistas de la agencia de noticias AFP en el lugar.

El ataque sacudió este suburbio de la capital ucraniana y destruyó tanto el edificio como los alrededores, incluidos estacionamientos contiguos y los automóviles estacionados.

La onda expansiva pulverizó los vehículos estacionados en el lugar y dejó un cráter abierto de varios metros de largo frente al edificio de diez pisos, que quedó carbonizado.

"Estaba tranquilamente en mi casa, mi departamento fue sacudido por la explosión, pensé que el edificio se iba a caer", refirió Volodimir, de 76 años, quien estimó que el objetivo del ataque era una "central eléctrica térmica ubicada a unos cientos de metros", dijo, señalando una gran chimenea blanca en el horizonte.

Inaugurado a inicios de 2020, un poco antes de la pandemia de Covid-19, "Retroville" era un emblema del consumo capitalino, con 250 locales repletos de marcas occidentales, cines y 3.000 lugares para estacionar. Toda la parte sur del inmenso complejo comercial, que era el orgullo de los habitantes del barrio, quedó devastado.

En este suburbio de Vinogradar, donde antaño florecían viñedos y huertos, surgieron en los últimos años torres ultramodernas, algunas de las cuales aún no están habitadas o ni siquiera terminadas. En los alrededores del centro comercial, casi ninguna ventana se salvó de la explosión y los cristales rotos cubren las explanadas de los edificios de 20 plantas.

Del club deportivo "Sportlife" y su piscina quedó, literalmente, un montón de acero y charcos de agua sucia, con trozos fundidos de poliéster aislante, mientras el ambiente aún desprendía un olor a quemado.

Entre los escombros, un grupo de bomberos y militares buscaban a más víctimas, al pie de un edificio de diez plantas carbonizado y aún humeante del que sólo quedó la estructura de hormigón. Según los kievitas, el bombardeo fue el mayor en la capital desde el inicio de la ofensiva rusa el 24 de febrero.

Dima Stepanienko, de 30 años, relata que cayó "a los pies de la cama" con la explosión. "Me temo que sí", dijo, bajando la mirada, al responder a la pregunta de si la guerra ha llegado a Kiev.

Entre las ruinas, un sacerdote ortodoxo vestido de color kaki recitaba oraciones, invocando al "Rey David" y, de paso, insultando a los "terroristas rusos".

"Hay trozos de cuerpos ahí", le dijo un militar de manera discreta, el rostro disimulado por una bufanda negra. "Estaba ahí en el momento en que cayó el misil", dijo Constantin, de 22 años.

"Voló todo, un misil o un cohete enorme, no sabemos qué fue, simplemente golpeó el gimnasio", añadió, cansado, negándose a dar más detalles sobre el número o la identidad de las víctimas.

Los restos de un enorme bloque de motor, incrustados en el suelo, y los característicos restos de acero verde trajeron inevitablemente a la mente los vehículos blindados.

Tras el ataque, el alcalde de la ciudad, Vitali Klitschko, anunció un nuevo toque de queda a partir de hoy por la noche hasta el miércoles por la mañana.

"Comienza hoy a las 20 (las 15 en la Argentina) y durará hasta las 7 (las 2 de la Argentina) del 23 de marzo", escribió el excampeón del mundo de boxeo en su cuenta de Telegram.

"Los comercios, farmacias, estaciones de servicio, establecimientos no estarán abiertos mañana", precisó y agregó: "Pido a cada uno de ustedes quedarse en casa o en refugios en el momento en que suenen las sirenas".

El ataque a la capital ucraniana ocurrió en la vigésima sexta jornada de la invasión rusa, ordenada por Moscú bajo la justificación de que el Gobierno de Volodomir Zelenski venía cometiendo crímenes contra los habitantes de dos provincias rusoparlantes en la región del Donbass a las que, previamente, Moscú había reconocido como Estados independientes.

El reclamo del Kremlin incluye la violación por parte de Ucrania de los Acuerdos de Paz de Minsk, de 2014 y 2015, que obligaban a Kiev a darle a esas dos ciudades -Lugansk y Donetsk, que en sendos referendos votaron por separarse de Ucrania- autonomía y posibilidades de elegir sus propias autoridades regionales.

La ONU estableció que al menos 14.000 personas murieron entre 2015 y 2021 en choques entre el ejército ucraniano y las milicias separatistas del Donbass.

Ucrania, en cambio, afirma que, con la operación militar, Rusia pretende arrasar con la cultura y la historia ucraniana, y derrocar a Zelenski para promover que llegue al poder un dirigente cercano a Moscú.

Te puede interesar