Comenzó juicio por estafa en la venta de vehículos

Un hombre comenzó a ser juzgado por tres estafas cometidas en la venta de vehículos en la ciudad de Neuquén. 
fiscal Marcelo Silva

Por pedido del fiscal del caso Marcelo Silva, un hombre, M.D.J, comenzó a ser juzgado por tres estafas cometidas en la venta de vehículos, en la ciudad de Neuquén. 

El hombre llegó a juicio acusado por el delito de estafa en tres hechos, en concurso real y en carácter de autor (artículos 45, 56 y 172 del Código Penal). 

Durante el alegato de apertura del juicio que comenzó hoy, Silva detalló los tres hechos atribuidos al imputado y aseguró que se acreditará la responsabilidad penal mediante la declaración de testigos y la producción de otras pruebas. 

De acuerdo con la teoría del caso que investigó el Ministerio Público Fiscal, el imputado, junto a una mujer, simularon tener a la venta una camioneta RAM, a través de una publicación en Mercado Libre. El 1 de febrero, la víctima se contactó con el imputado, que utilizaba otro nombre, y acordaron la compra del vehículo por 27.000 dólares. El 12 de marzo de 2019, el hombre viajó a Neuquén desde Pinamar y se encontró con el imputado, quien luego de ofrecer el vehículo para realizar una prueba, le presentó a la gestora, con quien compartieron el almuerzo. Luego firmaron un boleto de compraventa y la mujer se llevó toda la documentación.

“Al reclamar la entrega del rodado comenzaron las demoras, señalándole que la gestora se encargaría de la transferencia, convenciéndolo de regresar a Pinamar”, explicó el fiscal. A partir de ese momento comenzaron los reclamos al vendedor, recibiendo como respuesta que “se olvidara de la RAM”, ofreciéndole en su reemplazo una camioneta VW Amarok. Silva explicó que a la fecha, la víctima no recibió ni la camioneta ni el dinero que pagó. 

El segundo hecho que la fiscalía le atribuye al imputado es que defraudó los intereses de otro hombre simulando tener a la venta un vehículo marca VW, modelo Sirocco, mediante una publicación en un sitio web, realizada el 16 de marzo de 2019. La víctima contactó al vendedor y acordó las condiciones para concretar la compra, por lo que el 25 de febrero de 2019 viajó junto a su padre desde Buenos Aires a la ciudad de Neuquén y, luego de probar el vehículo, entregó la suma de 10.300 dólares. Al igual que en el otro hecho, en ese momento intervino una mujer, quien actuó como gestora, y se dirigieron al Registro de la Propiedad, en donde firmaron el formulario 08. De allí fueron a comer, según se indicó a las víctimas, “mientras el titular firmaba la documentación”. Con el mismo argumento que en el hecho uno, comenzaron las demoras en la entrega, que finalmente no se concretó. 

El último hecho imputado ocurrió el 25 de febrero de 2019, mientras ocurría el segundo hecho. El imputado le ofreció al padre de la víctima, que se había ido a concretar la operación al Registro del Automotor, una camioneta marca VW Amarok a cambio de 1.300.000 pesos.  El 1 de marzo de 2019, ya en su ciudad de origen, transfirió 42.391,50 pesos en concepto de seña, tras lo cual, con argumentos similares a los utilizados en los otros hechos, la operación nunca se concretó. 

El fiscal del caso estuvo acompañado por el funcionario de la fiscalía de Delitos Económicos Abelardo Sepúlveda y por la agente juidicial Genesis Rodríguez.

Te puede interesar