Acuerdan suspensión de juicio a prueba por maltrato animal

Un hombre aceptó cumplir una suspensión de juicio a prueba por haber maltratado a dos perros a los que no les suministró alimento y tampoco les brindó atención veterinaria.
Maltrato_animal

En una audiencia realizada hoy, la asistente letrada Julieta González arribó a un acuerdo mediante el cual un hombre, J.A.M, aceptó cumplir una suspensión de juicio a prueba por haber maltratado a dos perros a los que no les suministró alimento y tampoco les brindó atención veterinaria.

El hombre estaba acusado por el delito de maltrato animal en calidad de autor (artículos 1 y 2 inciso 1° y 3 inciso 7° de la Ley 14.346, complementaria del Código Penal). 

Durante la audiencia realizada hoy, la representante del Ministerio Público Fiscal explicó al juez que el imputado no tiene antecedentes y que expresó la voluntad de reparar el daño causado a los animales. 

La suspensión de juicio a prueba es por el plazo de un año. Durante el mismo, el imputado deberá abstenerse de cometer nuevos delitos, mantener el domicilio y someterse al control de población judicializada cada cuatro meses. Además, deberá reparar el daño causado, renunciando a la tenencia del animal y dándolo en adopción a la familia que lo tiene a su cuidado. 

Finalmente, el imputado tendrá que realizar una reparación simbólica de dos mil pesos mensuales durante el año que dure la suspensión para cubrir los gastos de alimentación, y deberá realizar un curso de cuidado responsable de animales que brinda la Dirección de Bienestar Animal. 

Las abogadas particulares que intervinieron como querellantes en representación de los animales maltratados adhirieron a lo solicitado por la fiscalía, pero también solicitaron que el imputado construya 30 caniles. 

El juez de garantías a cargo de dirigir la audiencia homologó el acuerdo presentado y otorgó el beneficio de suspender el proceso a prueba en los términos planteados. También dispuso que el hombre cumpla con la construcción de dos caniles, tal como ofreció la defensa en respuesta a lo solicitado por la querella particular. Además, dispuso que las obligaciones impuestas sean controladas por la dirección de población judicializada. 

Reseña

La teoría del caso que describió la asistente letrada fue que J.A.M, no alimentó en cantidad y calidad suficiente y tampoco les suministró agua, a dos perros que se encontraban bajo su cuidado hasta el 6 de noviembre de 2020, cuando fueron rescatados tras un allanamiento en el domicilio del imputado. 

Hasta esa fecha, el acusado también causó sufrimientos innecesarios a los dos perros (uno raza Dogo y el otro Pitbull) al mantenerlos constantemente atados, sin refugio adecuado de las inclemencias climáticas, sin permitir los movimientos fundamentales para el adecuado desarrollo y por no brindarles atención veterinaria. Los animales fueron rescatados y luego revisados por médicos veterinarios, que pudieron constatar que presentaban lesiones e infecciones, tenían garrapatas y estaban bajos de peso para la edad y raza de cada uno.

Te puede interesar