Imponen 13 años de prisión a "culpable" por abuso sexual

Un hombre declarado penalmente culpable por un jurado popular, fue condenado a 13 años de prisión de cumplimiento efectivo. 
Poder judicial Nqn

Por pedido del fiscal del caso de Delitos Sexuales Manuel Islas, R.F, un hombre declarado penalmente responsable por haber por abusado sexualmente de una niña que era parte de su entorno familiar en la ciudad de Neuquén, fue condenado a 13 años de prisión de cumplimiento efectivo. 

El delito por el cual un jurado popular declaró “culpable” al acusado es abuso sexual gravemente ultrajante agravado por ser guardador, ser portador de una enfermedad sexual que constituyó un grave daño en la salud física de la víctima y por el uso de arma de fuego, todo en carácter de autor (artículos 119 segundo y cuarto párrafos incisos “b”, “c” y “d”  y 45 del Código Penal). 

Además del monto de pena, el fiscal del caso requirió que se decomise el arma utilizada en los hechos que está secuestrada en el marco del caso y a resguardo de la fiscalía  y, finalmente que se inhabilite a R.F, portar y utilizar armas de fuego por 10 años. 

Andrea Rapazzo, defensora de los derechos del niño y el adolescente que intervino durante el proceso como querellante institucional en representación de la víctima, adhirió a la pena y a la inhabilitación, pedidas por la fiscalía. 

El abogado defensor del condenado no se opuso al requerimiento de las partes acusadoras. 

El juez encargado de fijar la pena avaló el requerimiento de las partes y fijó la pena en 13 años de prisión de cumplimiento efectivo. Además, el magistrado ordenó el decomiso del arma y, finalmente, estableció la inhabilitación para el condenado de poder portar o utilizar armas de fuego por 10 años. 

Debido a que el delito por el cual se declaró la responsabilidad penal y hoy se fijó la pena, es de carácter sexual, el condenado deberá ser inscripto en el Registro de Identificación de Personas Condenadas por Delitos Contra la Integridad Sexual (RIPeCoDIS). 

Reseña 

La acusación que impulsó el fiscal jefe Pablo Vignaroli durante el juicio por jurados fue que R.F abusó sexualmente de una niña de su entorno familiar de manera reiterada, continuada y sistemática entre los años 2014 y 2020. El acusado, que sabía que era portador de HPV, cometió los abusos aprovechando las facilidades que le otorgaba la convivencia y que la víctima quedaba a su cuidado. En algunas ocasiones, ante la negación de la víctima, el imputado la amenazaba utilizando un arma de fuego. Los abusos sexuales fueron develados una vez que la niña comenzó a recibir atención médica y fue examinada en un hospital neuquino. 

El juicio por jurados demandó cuatro jornadas y la decisión de las juradas y los jurados fue alcanzada por unanimidad, luego de más de dos horas de deliberación.

Te puede interesar