Piden confirmar penas a cuatro policías por vejaciones y encubrimiento

El fiscal jefe Pablo Vignaroli solicitó a un tribunal de impugnación que confirme las penas impuestas a cuatro policías que participaron como autores o encubridores en una golpiza a un hombre el 9 de febrero de 2019.
Fiscal Vignarolli Stillger

El fiscal jefe Pablo Vignaroli, junto a la asistente letrada Noelia Stillger, solicitó a un tribunal de impugnación que confirme las penas impuestas a cuatro policías que participaron como autores o encubridores en una golpiza a un hombre el 9 de febrero de 2019. 

Se trata de Jorge Diego Sevilla, responsable por el delito de lesiones graves, agravadas por ser un policía en abuso de sus funciones y en concurso ideal con vejaciones; y Sixto Esteban Meza Vitale, condenado por vejaciones. El tribunal de juicio impuso 6 años de prisión y 10 años de inhabilitación a Sevilla, mientras que en el caso de Meza Vitale, la pena fue de 3 años y la inhabilitación, de 6. En ambas condenas, la prisión es de cumplimiento efectivo. 

Los otros dos policías que participaron en el hecho son Luis Canales y Julio Alberto Sandoval, quienes fueron condenados por el delito de encubrimiento agravado por su carácter de funcionario público, en calidad de coautores. En estos dos casos, tras el juicio se impuso la misma pena: 2 años de prisión de ejecución condicional y el cumplimiento de las reglas de conducta habituales.

El hecho ocurrió el 9 de febrero de 2019, cerca de las 22:30, cuando los agentes de la policía provincial Sixto Esteban Meza Vitale y Jorge Diego Sevilla, encontraron a cuatro personas bebiendo cerveza en una esquina del barrio La Sirena. Uno de los efectivos comenzó a agredirlo dándole patadas en distintas partes del cuerpo. Meza y Sevilla continuaron golpeando al hombre, lo tiraron al suelo, le pisaron la cabeza y la zona abdominal. Luego lo subieron al móvil, donde los golpes no cesaron, y ya en la sede policial lo ingresaron a un calabozo. Allí, junto a otras personas no identificadas, volvieron a golpearlo. 

Después de un tiempo, la víctima fue trasladada al hospital Bouquet Roldan, donde constataron la gravedad de las lesiones y realizaron la derivación al hospital regional. 

Luego de los planteos de los abogados defensores, que realizaron pedidos para revertir la situación los cuatro agentes, el fiscal jefe repasó los términos de la sentencia y pidió que fuera confirmada. “La sentencia hace una sana crítica racional de toda la evidencia colectada”, afirmó Vignaroli, quien se refirió a los agravantes  considerados en cada caso.  Explicó que “el sentido común nos dice que uno, lo que menos se va a esperar, es que lo agreda un policía”, que la pluralidad de autores estuvo confirmada en la sentencia y que el daño causado “es un elemento fundamental a considerar”.  “Este es un delito de resultados: vejaciones en concurso real con lesiones graves. Y la lesión grave, nos dice la ley, debe estar impedida (la víctima) de tareas habituales por al menos 30 días. Pero si estuvo más tiempo, o si tiene un daño psicológico posterior, no es una doble consideración, sino que es analizar el daño causado desde el sentido común”, argumentó el fiscal jefe. 

Finalmente, y tras escuchar el resto de los planteos de las defensas y de la querella particular, el tribunal pasó a cuarto intermedio e indicó que comunicará la sentencia dentro del plazo legal de 10 días.

Te puede interesar