Financiamiento para tecnificación y reconversión para la fruticultura

Producción 04 de agosto de 2019
Los fondos podrán ser destinados a inversiones de estructura, bienes de capital; y hasta un 30 por ciento en capital de trabajo incremental.
Fruticultura 4

Desde el gobierno provincial se pusieron a disposición de productores dos nuevas líneas de financiamiento para el sector frutícola. Una está orientada a la reconversión productiva y otra a la mejora de la competitividad de la actividad frutícola de pepita.

La medida fue instrumentada a través de la Ley 3128 y se hará mediante un fondo rotatorio que ya está disponible para productores interesados en reconvertir a otra actividad agrícola. También para quienes quieran cultivar un área nueva; aumentar la competitividad en cultivo de pepita con la incorporación de tecnología; o presentar un proyecto técnico económico sostenible. Estarán incluidos quienes cumplan con el protocolo de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA).

Los fondos podrán ser destinados a inversiones de estructura, bienes de capital; y hasta un 30 por ciento en capital de trabajo incremental. El monto máximo por proyecto es de 2 millones de pesos y en caso de destinarse a maquinaria, la cobertura es del cien por ciento. Para el resto de los destinos, la cobertura será del 80 por ciento del monto.

El financiamiento para tecnificación está destinado a aquellos productores de manzana y pera que quieren continuar con estos cultivos, mejorando la competitividad. En tanto, los productores de esas frutas que quieran reconvertir su actividad, podrán optar por el crédito para plantación o siembra y tecnificación de cereza; fruta de carozo; almendra; nogal; alfalfa; y horticultura convencional o hidropónica.

En este sentido, desde el ministerio de Producción e Industria, a través de la subsecretaría de Producción y el Centro PyME-Adeneu, se evaluaron diferentes alternativas productivas de tecnificación en las que los productores podrían invertir para mejorar la competitividad. En esto se destacó el riego por goteo; la defensa activa contra las heladas mediante riego por aspersión; la defensa activa contra las heladas con la técnica sub-arbórea; malla antigranizo; plataforma para poda y cosecha; pre-podadora; tractor; segadora; enfardadora y rotoenfardadora.

En tanto, una de las principales alternativas que propone el Centro PyME-Adeneu en el marco de la línea de financiamiento destinada a la reconversión productiva, es la inversión en frutos secos. La almendra es un cultivo de gran precocidad en la entrada en producción y que cuenta con una demanda interna insatisfecha, lo cual facilita su comercialización. Debido a su fecha de floración en la región, exige la utilización de un sistema de control de heladas, más allá de que se estén implantando variedades de floración extra tardías.

En cambio, la producción de nueces no necesita un sistema de control de heladas por su fecha tardía de brotado. Posee una lenta entrada en producción en comparación a la almendra, y exige un buen manejo de la post cosecha para mantener los estándares de calidad que aseguran el acceso a buenos precios de mercado.

Entre sus principales ventajas, los frutos secos no demandan mano de obra de forma significativa, la conservación de la fruta se puede realizar a un muy bajo costo, y además es un alimento que cuenta con importantes propiedades nutricionales y que está relacionado con el consumo saludable, una tendencia en alza en todo el mundo.

La producción de alfalfa también presenta un gran atractivo para los productores que desean reconvertir su producción. Posee una buena rentabilidad y requiere de una menor intensidad de mano de obra, en comparación con otras actividades productivas. Si bien este cultivo precisa de una cosecha mecanizada, presenta ciertas ventajas como su fácil conservación y una alta demanda que agiliza la comercialización del fardo o rollo de alfalfa.

En el caso de la cereza, el financiamiento que puso a disposición el gobierno provincial sería útil para abordar inversiones de tecnificación. Dentro de este rubro podemos mencionar la instalación de sistemas de riego por goteo, o bien, la implementación de sistemas de defensa activa contra heladas.

Otra alternativa que brinda este crédito es la posibilidad de invertir en la protección del cultivo cerezas a partir de cobertores contra lluvia, que en la zona toma particular relevancia en las variedades más tempranas. Este implemento le otorga mayor competitividad a la fruta primicia, de mayor valor en el mercado. Las inversiones también pueden tener como destino la incorporación de maquinaria para hacer más eficientes las labores culturales como plataformas de poda y cosecha.

La documentación para acceder a los créditos se encuentra disponible en la página web del gobierno provincial www.neuquen.gov.ar. Por presentaciones y consultas, los interesados pueden realizarlas en el Centro PyME-Adeneu, sito en Sarmiento 802 de la ciudad de Neuquén; la dirección general de Fruticultura y Horticultura, en Belgrano 829 de Centenario; y en Agencias de Producción de toda la provincia.

Te puede interesar