Tres muertos y 11 heridos en ataque a una escuela de Brasil que consternó a presidente electo

Al menos tres personas murieron y otras once resultaron heridas hoy cuando un hombre atacó dos escuelas con un arma de fuego en el estado de Espírito Santo, en el sudeste de Brasil.
ataque brasil

Al menos tres personas murieron y otras once resultaron heridas cuando un hombre atacó dos escuelas con un arma de fuego en el estado de Espírito Santo, en el sudeste de Brasil, hecho que el presidente electo Luiz Inácio Lula da Silva calificó de "tragedia absurda".

Horas más tarde, el gobernador de Espírito Santo, Renato Casgrande, informó de la detención del presunto responsable del ataque.

Dos bandidos "entraron a la escuela Primo Bitti en el municipio de Aracruz y uno de ellos disparó contra varios profesores reunidos, matando a dos mujeres e hiriendo a otras nueve personas", informó el alcalde Luis Carlos Coutinho a la radio CBN, replicada por la agencia de noticias AFP.

Luego se desplazaron a otra escuela, donde asesinaron a una adolescente y dejaron dos heridos más.

Los tiroteos se produjeron en el municipio de Aracruz, en el estado de Espírito Santo, unos 600 kilómetros al noreste de Rio de Janeiro, cuando un hombre en ropa de camuflaje ingresó a dos instituciones de enseñanza a media mañana, en pleno horario de clases, informaron autoridades estatales.

El sospechoso entró primero a la Escola Primo Bitti, un centro de educación primaria y secundaria público, y disparó contra varios profesores reunidos, matando a dos personas e hiriendo a otras nueve.

Luego se desplazó al cercano Centro Educacional Praia de Coqueiral, un centro privado de educación maternal hasta secundaria, donde asesinó a una adolescente y dejó dos heridos más, antes de ser detenido por la policía.

Hasta el momento, se desconoce el estado de gravedad de los heridos.

El sospechoso capturado, del que informó el gobernador de Espírito Santo, es un menor de edad y acudía a la escuela Primo Bitti, según medios locales.

"Nuestros equipos de seguridad detuvieron al autor del atentado, que cobardemente atacó dos escuelas en Aracruz", dijo Casagrande, al anunciar tres días de luto en el estado.

En un video de las cámaras de seguridad publicado en medios, se ve a un hombre con ropa y gorra de camuflaje correr hacia el interior de una escuela esgrimiendo una pistola, mientras otras personas huyen a su paso. Luego levanta el arma y dispara, sin detener su marcha.

"Según imágenes estaba solo, rompió un candado para entrar a la escuela. Tuvo acceso directo a la sala de profesores en el momento del recreo y así lamentablemente los sorprendió y los atacó", contó el secretario estatal de Seguridad Pública, Márcio Celante.

El municipio costero de Aracruz cuenta con unos 100.000 habitantes.

En tanto, Lula da Silva calificó el episodio de "tragedia absurda" y se manifestó por Twitter al señalar: "Me enteré con tristeza del ataque a las escuelas de Aracruz, Espirito Santo".

"Mi solidaridad con los familiares de las víctimas de esta tragedia absurda. Y mi apoyo al gobernador en la investigación", tuiteó el político de izquierda, que asumirá el poder el 1 de enero.

Los incidentes de violencia armada en las escuelas en Brasil se han incrementado en los últimos años, según los expertos.

El 13 de marzo de 2019, dos exalumnos de una escuela secundaria cerca de Sao Paulo mataron allí a tiros a ocho personas, la mayoría de ellos estudiantes y empleados, y luego se suicidaron.

El 7 de abril de 2011, un joven de 24 años, exalumno de una escuela de Rio de Janeiro, abrió fuego en el lugar, matando a 12 personas e hiriendo a varias otras, antes de suicidarse.

Según Bruno Langeani, del instituto de investigación Sou da Paz, estos episodios en Brasil son generalmente protagonizados por hombres con un "discurso radicalizado" en foros de internet y "muchas veces con discurso de odio contra las mujeres".

También se han visto casos en que los agresores eran víctimas de acoso.

Para el experto, la mayor disponibilidad de armas de fuego también contribuye a que estos ataques dejen más víctimas y sean más letales.

El acceso a las armas de fuego ha sido facilitado por decretos del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro, en el poder desde enero de 2019.

Según la ONG Foro Brasileño de Seguridad Pública, hay unos 4,4 millones de armas en manos privadas en este país de 215 millones de habitantes.

"La política de las armas necesita ser revisada", tuiteó el senador Wellington Dias, un aliado de Lula, al reaccionar al ataque.

Te puede interesar