YPF y Petronas buscarán nuevos socios para la construcción de una planta de GNL

La iniciativa permitirá a ambas petroleras sumar la participación de terceras empresas para acelerar las inversiones previstas para desarrollar la iniciativa, estimadas inicialmente en US$10.000 millones.
YPF

El proyecto de construcción de una planta de Gas Natural Licuado (GNL) que tienen previsto llevar adelante YPF y Petronas tendrá como punto de partida la sanción de una futura ley de promoción de la actividad, lo que permitirá a ambas petroleras sumar la participación de terceras empresas para acelerar las inversiones previstas para desarrollar la iniciativa, estimadas inicialmente en US$10.000 millones.

Fuentes de la compañía nacional destacaron la expectativa existente en torno al proyecto que se encuentra en análisis en el Ministerio de Economía, que dará un marco legal a la industria del GNL, tal como a comienzos de septiembre anunció el ministro Sergio Massa en su visita a Houston, Estados Unidos.

La idea es generar el marco normativo necesario que transforme las condiciones de desarrollo de esa actividad productiva en una política de Estado de largo plazo, dando previsibilidad y estabilidad a las inversiones millonarias que requerirá cualquiera de los proyectos de GNL en carpeta.

El 1 de septiembre pasado, YPF y la petrolera malaya Petronas firmaron un Acuerdo de Estudio y Desarrollo Conjunto para un proyecto integrado de GNL en Argentina que abarcará la producción de gas no convencional, el desarrollo de gasoductos e infraestructura de licuefacción y portuaria marítima que se podría localizar en la zona de Bahía Blanca, que demandará una inversión inicial conjunta de US$ 10.000 millones.

El entendimiento incluyó un compromiso de confidencialidad que se mantendrá vigente hasta la sanción en el Congreso de la futura ley marco para la actividad productiva y de exportación del GNL, lo que una vez alcanzada permitirá no sólo iniciar el desarrollo del proyecto, sino abrirlo también a otras petroleras interesadas en participar de su financiamiento.

Debido a la magnitud del proyecto, las mismas fuentes explicaron que hasta que se comience a concretar la construcción de las cinco plantas modulares de licuefacción previstas, se podrá avanzar en el tendido de un gasoducto desde la formación de Vaca Muerta hasta el sur bonaerense, lo que demandaría al menos un año de obras.

A partir de ese ducto, de similar envergadura al que se lleva adelante con la construcción del Gasosucto Presidente Néstor Kirchner para asegurar el abastecimiento interno, la idea es iniciar el proceso de exportación de GNL mediante la contratación de dos barcos de licuefacción, de mayor capacidad al que YPF charteó en su momento.

Petronas es una de las cuatro empresas proveedoras más importantes de GNL en el mundo, y trabaja junto a YPF desde hace 8 años en el desarrollo de Vaca Muerta.

Ahora, juntas se embarcaron en el proyecto que contará con unos 10.000 millones de dólares de inversión, en la primera etapa, lo que permitirá producir hasta 5 millones de toneladas/año de GNL.

En un plazo de 10 años, cuando la obra esté finalizada, se podrán producir y exportar más de 25 millones de toneladas/año de GNL, por un equivalente a US$ 20.000 millones por año.

En la actualidad el país importa, en el pico de consumo de invierno, alrededor de 35 barcos de GNL por año.

El GNL, generador de divisas

Por el contrario, cuando la planta de GNL alcance su capacidad máxima, Argentina exportará más de 460 barcos anuales, convirtiendo al GNL en uno de los principales generadores de divisas para el país.

El marco legal de la futura ley también comprenderá otros aspectos relacionados con aprovechar las capacidades de Vaca Muerta, como el que analizan la empresa estadounidense Excelerate Energy -dedicada a soluciones de abastecimiento mediante unidades flotantes de regasificación- con la empresa local Transportadora Gas del Sur (TGS) para la construcción de otra planta en la zona de Bahía Blanca.

También está en estudio un proyecto que dejó trascender la provincia de Río Negro que podría encarar la empresa Tecpetrol -el brazo petrolero de Techint- y que incluiría la construcción de un gasoducto y una terminal portuaria con su correspondiente planta de licuefacción on shore.

Un reciente trabajo de Fundar e Idea, destacó que hasta el desarrollo de la tecnología del GNL, el gas natural se transportaba exclusivamente a través de gasoductos, pero el desarrollo de este sistema posibilitó el almacenamiento y transporte a mercados alejados: el 77% del crecimiento del intercambio global de gas natural hasta 2040 se llevará a cabo vía GNL y se espera que domine los intercambios internacionales para el 2030.

Así, los puntos esenciales que la industria considera que debería comprender una futura ley marco, se incluye la garantía de estabilidad fiscal, la libre disponibilidad de divisas y acceso al mercado de cambios, la estabilidad regulatoria que permita contratos en firme de largo plazo tanto para la provisión local de las plantas como para su exportación, y la adaptación a los estándares internacionales de reducción de emisiones de CO2 y ausencia de emisiones de metano.

La expectativa es que la Argentina pueda sumarse a un negocio traccionado por la demanda internacional de gas natural que aumentó de manera exponencial en las últimas décadas y crecerá todavía más debido al rol de este recurso en la transición energética.

Entre 2001 y 2021, el crecimiento anual del consumo de gas fue del 2,6% en promedio a nivel global.

Te puede interesar