Extreman esfuerzos para salvar al cóndor rescatado en Chos Malal

Regionales 21 de septiembre de 2020
Fue necesario traer un medicamento desde Mendoza y realizar consultas por video llamada. Todo parece indicar que se intoxicó con plomo. Personal provincial de Fauna y de Áreas Naturales Protegidas siguen de cerca su evolución.
COndor

El cóndor que bajó en un sector de chacras de Chos Malal recibe, por estas horas, un tratamiento con medicación específica que fue traída desde Mendoza; y es controlado por un grupo de expertos que procura reducir el contacto a lo estrictamente necesario.

Así lo explicó la directora provincial de Areas Naturales Protegidas y Recursos Faunísticos de la Provincia del Neuquén, Lucía Redondo, quien contó que el ejemplar descendió a tierra el 15 de septiembre y en circunstancias penosas.

Su imponente presencia y su majestuoso vuelo concentraron la atención de vecinos que comenzaron a filmarlo con sus teléfonos; y en eso estaban cuando de repente el animal “cayó” en un lugar cercado.

De inmediato dieron aviso a Guardafaunas, sobrevino el rescate y el cóndor quedó al cuidado de Áreas Naturales Protegidas. Los expertos detectaron que estaba afectado por una bradicardia -descenso en la frecuencia cardíaca- y que segregaba más saliva de lo habitual.

Además, este ejemplar macho de unos 20 años y un peso 11,600 kilogramos estaba golpeado en virtud de la brusca caída. “Por estas horas está siendo atendido por el veterinario Alejandro González, de la Corporación para el Desarrollo de la Cuenca del Curí Leuvú (CORDECC)”, explicó Redondo.

Contó que se encuentra en Chos Malal, en un sector de Areas Naturales que fue especialmente adaptado y que, como primera medida, le suministraron una dosis de atropina, que es lo que indica el protocolo ante una sospecha de intoxicación. Se presumía que había ingerido un cebo envenenado.

El tratamiento inicial hizo que reaccionara. De inmediato comenzaron a hidratarlo y le suministraron suero. “Se actuó de manera rápida y nos pusimos en contacto por video llamada con Vanesa Astore que es bióloga de la Fundación Bioandina, cuyos veterinarios son especialistas en rapaces y particularmente en cóndores”, contó Redondo.

Primero el animal, que por supuesto estaba estresado, reaccionó bien. Pero luego empezó a decaer «ante el decaimiento generalizado del ave y en concordancia con la opinión de los profesionales se presumió intoxicación con plomo», agregó. La hipótesis es que se haya alimentado de un animal abatido por un disparo y que haya ingerido perdigones.

Fue necesario, entonces, cambiar de medicación y aplicarle cálcico disódico granulado, un producto que -según explicó- dejó de comercializarse pero que se sigue produciendo en un laboratorio que realiza trabajos para Bioandina. Para lograr que ese producto llegara a Neuquén fue necesario realizar gestiones ante la secretaría de Ambiente de Mendoza. “Así fue posible que de Mendoza Capital sea llevado a Malargüe, luego a Barrancas y de ahí a Chos Malal”, dijo Redondo y destacó el trabajo tanto de los Guarparques del Area Natural Protegida El Tromen como del personal de Fauna de la regional Norte.

Esos esfuerzos coordinados apuntan a que el cóndor se recupere y que pueda ser liberado en una zona alejada. También se tramitó la adquisición de otras dosis (en Buenos Aires), por si es necesario usarlas en futuras intervenciones.

Cabe recordar que a mediados de mayo último, un guardarpaque y un guardafauna lograron rescatar a otro cóndor, en este caso una hembra de un año, que no podía volar, porque tenía un ala fracturada. El animal fue rescatado en Cajón del Covunco y llevado a un santuario de Mendoza. Lamentablemente no podrá ser devuelto a su ambiente natural, ya que no puede volver a volar.

Te puede interesar