Acusados de estafas son condenados y devuelven más de $15 millones

Locales 12 de septiembre de 2020
Cuatro hombres que habían sido acusados por estafas en la ciudad de Neuquén, fueron condenados hoy mediante un acuerdo que contempló que realicen una reparación de más de 15 millones de pesos a las víctimas.
Fiscalia de Neuquén

Cuatro hombres que habían sido acusados por estafas en la ciudad de Neuquén, fueron condenados hoy mediante un acuerdo que contempló que realicen una reparación de más de 15 millones de pesos a las víctimas; y que cumplan una pena condicional que podría  ser efectiva en caso de que cometan nuevos delitos.

El fiscal jefe Pablo Vignaroli sostuvo que para elaborar el acuerdo, el Ministerio Público Fiscal planteó dos condiciones: que las víctimas lo avalaran y que recibieran una reparación económica; y que los acusados aceptaran la responsabilidad en los hechos y la imposición de la pena condicional.

“La primera tarea que hicimos desde el Ministerio Público Fiscal fue llamar a cada una de las 29 víctimas, para detallarles los términos de este acuerdo. Todas manifestaron su conformidad, con excepción de dos de ellas que lo rechazaron por no tener interés en seguir el caso o por haber optado por hacer un juicio civil”, había explicado Vignaroli durante audiencia realizada el pasado 9 de septiembre y que hoy se retomó.

En aquella ocasión, el representante del Ministerio Público Fiscal precisó que en conjunto las reparaciones económicas realizadas por los acusados a las víctimas de las estafas fueron por un total de 12.289.824 pesos; 74.000 dólares; y la entrega de tres camiones y una máquina vial.

El acuerdo comprendió a cuatro hombres: Fernando Darío Machado; Mauro Fernando Machado; Carlos Rubén Penroz; Walter Romano. Todos habían sido acusados en noviembre de 2017, y les reformularon cargos en junio de este año. En tanto otras dos mujeres, C.S.C y R.L, que también habían sido imputadas originalmente, fueron sobreseídas  luego del avance de la investigación.

El juez de garantías que dirigió la audiencia de hoy, anunció la decisión de homologar el acuerdo que presentaron las partes. “Hay una salida consensuada con las víctimas, lo cual fue remarcado por las partes en las distintas audiencias y se resolvió el conflicto primario según el artículo 17 del Código Procesal Penal”, indicó el magistrado.

Los delitos que el fiscal del caso les imputó a Fernando Darío Machado fueron estafa reiteradas y defraudación (artículos 172 y 173, inciso 9, 45 y 55 del Código Penal) en carácter de coautor; el mismo delito a Carlos Rubén Penroz; estafas genéricas a Mauro Fernando Machado; y estafas reiteradas (172, 45 y 55 del Código Penal) a Walter Romano.

Las penas que se impusieron fueron dos años y tres meses de prisión en suspenso para Fernando Darío Machado; dos años de prisión en suspenso para Carlos Rubén Penroz; un año de prisión en suspenso para Mauro Fernando Machado; y un año y seis meses de prisión en suspenso para Walter Romano. 

Además, por dos años, deberán cumplir las siguientes reglas: fijar residencia que no podrán modificar sin avisar a la autoridad judicial; cada dos meses deberán presentarse en la dirección de Población Judicializada y mientras dure la pandemia podrán hacerlo por teléfono; no podrán abusar del consumo de bebidas alcohólicas ni consumir estupefacientes; ni podrán cometer nuevos delitos. En caso de incumplir alguna de estas normas, el Ministerio Público Fiscal podrá solicitar que las penas sean efectivas.


La teoría del caso del Ministerio Público Fiscal fue que los acusados publicaban vehículos para la venta a precios razonables a través de sitios de internet como Mercado Libre y OLX. Por lo general, los interesados se contactaban telefónicamente y a partir de allí comenzaban las maniobras para defraudar a las víctimas: aparentaban ser una empresa y tener solvencia, y montaban la escena de una operación real.

Los engaños consistían en recibir en la ciudad de Neuquén a los compradores. Primero les mostraban el vehículo y luego los llevaban a una vivienda donde se realizaba el pago en dinero en efectivo. Una vez que se cerraba el negocio les indicaban donde quedaba el registro del automotor para finalizar el trámite y quedaban en encontrarse en ese lugar. Finalmente no aparecían y tampoco el vehículo que era motivo del negocio.

Te puede interesar