Veintiocho equipos de todo el país construyen satélites en un concurso para lanzarlos al espacio

Representan a escuelas de 17 provincias argentinas y de CABA. A fines de septiembre se definirán los cinco equipos que lleguen a la instancia final, cuando se llevarán a cabo los lanzamientos desde el Centro Espacial de la CONAE, en Córdoba, junto al MINCyT.
cansat trabajo

Un total de 28 equipos de estudiantes secundarios de 17 provincias argentinas y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires fueron seleccionados de entre más de 850 grupos de todo el país para recibir los kits de construcción de sondas satelitales en el marco del concurso CanSat, que a fines de septiembre definirá a los cinco ganadores que serán lanzados en octubre a bordo de un cohete desde Córdoba.

"Can" (lata, en inglés) "Sat" (por satelital) es un programa que convoca a los estudiantes a desarrollar sondas del tamaño de una lata de gaseosas utilizando tecnologías satelitales para fomentar las vocaciones científicas y la actividad aeroespacial; aunque fue concebida para estudiantes universitarios, las autoridades argentinas la orientaron al nivel secundario.

Esta competencia es impulsada por las principales agencias espaciales del mundo, como la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), y es organizada en la Argentina por el Ministerio de Ciencia junto a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales para acercar a los y las jóvenes a la actividad espacial, en línea con el Plan Nacional Espacial.

La Conae informó este martes, a través de su página web, que la propuesta consiste en reproducir a escala todo el proceso por el cual se diseña, construye, prueba, lanza y opera un satélite, cuyo tamaño no supere al de una lata de gaseosa, y que los ganadores serán lanzados durante octubre de 2022 a bordo de un cohete desde el Centro Espacial Teófilo Tabanera (CETT), en Falda del Cañete, Córdoba.

“Fue muy difícil seleccionar los equipos, por la gran calidad de los trabajos presentados”, expresó Maximiliano Pisano, Jefe de la Unidad de Formación Masiva de la Conae.

“Es la primera vez que desde la agencia espacial y desde el Ministerio organizamos esta iniciativa, y venimos muy bien. Los equipos están súper entusiasmados”, afirmó Julieta Palmieri, responsable de CanSat Argentina por el Ministerio de Ciencia.

La competencia arrancó en el mes de junio con 850 equipos inscriptos provenientes de escuelas secundarias de todas las provincias del país, de los cuales 490 presentaron un formulario de Revisión Preliminar del Diseño (PDR), con la descripción de su proyecto y un video de presentación para seguir en carrera.

Cada iniciativa cuenta con una misión primaria que consiste en medir diferentes variables atmosféricas, como temperatura y presión atmosférica, y una misión secundaria, que la define cada equipo.

Tras ser evaluados, quedaron seleccionados 28 equipos para competir en la cuarta etapa, que implica la construcción, seguimiento y validación de los satélites.

“Nos sorprendió encontrarnos con una gran variedad de ideas y propuestas enriquecedoras para las misiones secundarias, donde los equipos podían innovar”, dijo Pisano.

“Hay propuestas variadas. Muchos proyectos están relacionados con el análisis de impactos ambientales, sobre mediciones de contaminación o de agroquímicos, por ejemplo”, indicó Palmieri.

Los 28 equipos seleccionados ya recibieron su kit de materiales específicos, provisto por la Conae, con la electrónica necesaria para fabricar el CanSat y avanzar en aspectos que involucran al ensamblaje y la programación de la carga útil.

En breve tendrán que superar la Revisión Crítica del Diseño (CDR, por sus siglas en inglés), una instancia que implica un gran desafío, porque deberán mostrar el correcto funcionamiento de la misión primaria, la propuesta estructural, el sistema de defensa y los componentes de la misión secundaria.

A fines de septiembre se definirán cuáles son los cinco equipos que lleguen a la instancia final, con la campaña de lanzamiento, que se realizará la segunda semana de octubre desde el CETT, a bordo de un cohete que asciende hasta a unos 400 metros de altura; una vez que lleguen a su apogeo, los CanSat se van a desprender del lanzador y comenzarán a cumplir sus misiones.

Te puede interesar