La tormenta invernal cesó en Estados Unidos, aunque continúan los problemas en los aeropuertos

La tormenta Elliot que provocó la muerte de al menos 63 personas en Estados Unidos, comenzó a mermar esta miércoles, aunque continúan los problemas en los aeropuertos debido a las cancelaciones de miles de vuelos.
tormenta EEUU

La tormenta Elliot que provocó la muerte de al menos 63 personas en Estados Unidos, comenzó a mermar este miércoles, aunque continúan los problemas en los aeropuertos debido a las cancelaciones de miles de vuelos.

El condado de Erie del estado de Nueva York, donde se encuentra la ciudad de Buffalo, cerca de la frontera con Canadá, registra 34 muertes, según un nuevo reporte.

Muchas de estas personas fueron halladas en sus autos o en las calles, después de esperar durante horas para ser rescatadas, consignó la agencia de noticias AFP.

En Canadá, una parte de las aguas de las Cataratas del Niágara se congelaron, fenómeno que solamente ocurrió cinco veces en la historia, según la agencia Ansa.

Estas cataratas vierten 3.160 toneladas por segundo lo que evitó que las más famosas cascadas del mundo no se congelaran del todo.

En Estados Unidos, el frío se sintió en diversos grados en gran parte del país, incluidos Texas y Florida.

En ambos estados del sur el tiempo empezó a mejorar hoy, con temperaturas en ascenso.

Sin embargo, según las autoridades, la población no está fuera de peligro,.

"A medida que la temperatura sea más cálida, esperamos que la nieve se derrita y posibles inundaciones debido a un rápido derretimiento", advirtió el funcionario del condado de Erie, Mark Poloncarz.

"La prohibición de conducir en Buffalo se mantiene vigente hoy", agregó.

Además, "La Guardia Nacional irá de puerta en puerta en áreas que perdieron el suministro de energía eléctrica, para asegurarse de que los residentes están bien", tuiteó el funcionario.

En tanto, la ola polar afectó los aeropuertos de Denver, Chicago y Baltimore, con interrupciones de vuelos.

El problema mayor lo sintió la compañía Southwest Airlines que hoy continuaba lidiando con un colapso del servicio, por efecto dominó de las cancelaciones de los vuelos en los últimos días.

De los aproximadamente 2.800 vuelos cancelados en la mañana de hoy, más de 2.500 eran operados por Southwest, según el sitio especializado FlightAware.

Ayer por la noche, el director ejecutivo de la compañía, Bob Jordan, se disculpó en un mensaje de video: "Estamos haciendo todo lo posible para volver a la normalidad. Lo sentimos mucho", dijo.

En la cadena de noticias CNN, el vicepresidente del sindicato de pilotos de Southwest, Mike Santoro, expresó su frustración y explicó que la compañía había padecido durante mucho tiempo un sistema informático "en gran medida obsoleto", lo que complicaba la organización de los vuelos.

"Esta es la interrupción de vuelos más grande que he visto en mis 16 años con la empresa. Es vergonzoso", enfatizó Santoro.

"Si bien entendemos que es imposible controlar el clima, aquí se cruzó la línea entre una situación incontrolable en términos del clima y algo que es responsabilidad directa de la empresa", declaró a la cadena NBC, el secretario de Transporte, Pete Buttigieg.

Te puede interesar