Imponen condena por homicidio culposo por la muerte de un empleado

Locales 20 de marzo de 2021
La víctima fue Erick Ángel Bravo Araya, quien falleció el 17 de marzo de 2017 tras recibir una descarga eléctrica de una línea de media tensión mientras realizaba tareas de pintura en un sector de monoblocks de la ciudad de Neuquén.
Fiscalía Nqn 5-10.

Por pedido de la fiscal del caso Carolina Mauri, Norma Nélida Mendoza Montecino, fue condenada a la pena de un año y ocho meses luego de ser declarada penalmente responsable por la muerte de un empleado que estaba trabajando para una empresa que la mujer tenía a su cargo. 

Luego de un juicio que demandó tres jornadas, la imputada fue declarada penalmente responsable por el delito de homicidio culposo (artículos 84 y 45 del Código Penal). 

La víctima del hecho fue Erick Ángel Bravo Araya, quien falleció el 17 de marzo de 2017 tras recibir una descarga eléctrica de una línea de media tensión. Fue mientras realizaba tareas de pintura en unos monoblocks de la ciudad de Neuquén. 

Durante la audiencia de determinación de pena realizada ayer, la representante del Ministerio Público Fiscal pidió que se impongan dos años y seis meses debido a que la escala penal para este tipo de delito oscila entre uno y tres años de prisión. 

Los agravantes que la fiscal del caso tuvo en cuenta para requerir el monto de la pena son la gravedad del hecho, la naturaleza de la acción y la extensión del daño, mientras que como atenuantes valoró la ausencia de antecedentes penales y la edad de la víctima.

Mauri requirió también que se impongan las siguientes reglas de conducta conductas previstas en el Código Penal: fijar domicilio; abstenerse de consumir estupefacientes y de abusar del consumo de alcohol; someterse al control de la población judicializada por cuatro meses; acreditar la realización de un curso de capacitación en seguridad e higiene de 80 horas y realizar la misma cantidad de horas de trabajo no remunerados en beneficio de una institución de bien público. 

El abogado particular que intervino como querellante Javier Pino Muñoz, adhirió al pedido de la fiscalía y además solicitó la inhabilitación especial para el ejercicio de la actividad de la construcción tanto pública como privada por el mismo plazo de la pena. 

El juez de garantías a cargo de la audiencia impuso a la mujer la pena de un año y ocho meses de prisión de ejecución condicional. Además, avaló las reglas de conducta y la inhabilitación solicitada por las partes acusadoras. 

Reseña del caso 

Luego del juicio la fiscalía probó la responsabilidad penal de Norma Nélida Mendoza Montecino en la muerte de Erick Ángel Bravo Araya como consecuencia de no haber observado los deberes a su cargo, en las condiciones de realización del trabajo que realizaba el mismo, ni proveyó los elementos de seguridad adecuados y exigidos por la normativa vigente. 

Por esta misma causa también estaba acusada una profesional encargada de seguridad e higiene que trabajaba en la empresa y que en 2019 suspendió el proceso a prueba, bajo el cumplimento de una serie de reglas de conducta y, entre otras obligaciones, realizar y dictar cursos relacionados con reglas de seguridad.

Te puede interesar